<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d13210035\x26blogName\x3dFiccientos\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ficcientos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ficcientos.blogspot.com/\x26vt\x3d-145869207320689423', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Ficcientos

Ficciones a cientos. Osadía literaria y ficcionario particular de Eduardo Allende. 

viernes, julio 15, 2005

Bestiario - Jesper Henning-Olsen

Image hosted by Photobucket.com Jesper Henning-Olsen
Lingüista Noruego; Steinkjer, 1814- ¿Oslo, 1887?

Alejado de todas las corrientes importantes de la lingüística moderna, el caso de Jesper Henning-Olsen es con toda probabilidad uno de los más paradigmáticos ejemplos de intelectual autónomo, capaz de desarrollar una intensa y fructífera carrera investigadora con total independencia de los trabajos de sus contemporáneos. Pero Henning-Olsen no sólo es conocido por su trascendental contribución filológica sino también por haber sido el protagonista accidental de uno de los más enigmáticos episodios de la historia reciente.

Jesper Henning-Olsen vino al mundo en Steinjerk, al norte de Noruega, un 14 de julio de 1814. Fue el tercero de cinco hermanos en una acomodada familia y puede decirse que tuvo una infancia feliz y sin contratiempos dignos de reseñar. Tras graduarse en filología, comenzó sus investigaciones centrado en la interpretación y análisis de los kennings, como era costumbre entre los miembros de su generación. Sin embargo, pronto se apartó de esta línea de trabajo al descubrir que en algunas recónditas aldeas del Japón persistían curiosas formas de la metáfora capaces de constituir lenguas completas por sí solas, de sustituir, por así decirlo, a las formas complejas y desarrolladas de comunicación con un mínimo número de elementos.

Su tesis de grado fue una monografía sobre una de estas construcciones orientales, aquella que reúne las palabras ‘cazar lluvia guante’ y que ha devenido con los años en un clásico de la especialidad. En ella demuestra la espectacular polisemia de esta aproximación a la comunicación que denominó ‘polivalencia metafórica’ y que lo mismo vale para quejarse del reuma que para pedir un carajillo en una cafetería.

Con una reputación sólidamente establecida gracias a estos trabajos, Henning-Olsen dio un giro de unos ciento noventa y cuatro grados a sus investigaciones para especializarse en el campo que le ha proporcionado un lugar de excepción en el Olimpo filológico: el estudio de las lenguas que jamás ha hablado nadie y que hoy conocemos como Pseudofilología. En otras palabras, no se trata del estudio de lenguas muertas, sino de lenguas que jamás han estado vivas. No es necesario insistir en que por aquel entonces esta nueva disciplina se encontraba prácticamente en pañales. Sólo existe noticia de un par de artículos, de escaso rigor científico, publicados en Finlandia y que probablemente Henning-Olsen jamás conoció. Cabe decir en consecuencia que fue el verdadero padre de la especialidad.

El profesor Henning-Olsen tuvo la fortuna de contar con el apoyo incondicional de las autoridades académicas de la Universidad de Oslo, en la que impartía clases. Gracias a ello en poco más de tres años había reunido tal cantidad de material en relación con este novedoso planteamiento que le fue posible publicar, en un corto espacio de tiempo, numerosísimos artículos de gran interés pseudofilológico en la práctica totalidad de las revistas especializadas, tanto europeas como norteamericanas. La gran mayoría de estos estudios serían posteriormente recogidos en el volumen que la propia Universidad de Oslo editó con motivo de sus veinticinco años de magisterio ininterrumpido.

Fue entonces cuando una serie desgraciados sucesos le apartaron de la docencia universitaria. La estudiantina, siempre frívola y despreocupada, planeó, quizá sin malicia, una suerte de broma que jugaría un importante papel en el desarrollo posterior de los acontecimientos. Un grupo de alumnos conocedores de sus investigaciones penetró subrepticiamente en su despacho haciéndose con algunos de sus importantes papeles. Días después algunos estudiantes se presentaron en una reunión del claustro y, pidiendo la palabra, que amablemente les fue concedida por el rector, pronunciaron un discurso en una de aquellas lenguas que, antes del discurso, constituía el objeto de estudio de Henning-Olsen y, después del mismo, una vez pronunciada en público, había dejado de ser del interés de su naciente disciplina. Buena parte del trabajo de años quedó, de la noche a la mañana, en nada.

Habida cuenta de que sucesos similares se repitieron al menos en dos ocasiones y consciente de las trascendencia de sus investigaciones así como de la indefensión en que se encontraban ante esta clase de vandalismos, Henning-Olsen solicitó y obtuvo del rectorado el que se destinara una cuantiosa partida presupuestaria a la construcción de una cámara acorazada en la que conservar las partes más sensibles de su trabajo, aquellas palabras que no debían ser pronunciadas por nadie so pena de dar al traste con tantos años de trabajo y esfuerzo.

La construcción de la cámara fue todo un acontecimiento en la Universidad de Oslo. Se convocó un concurso de ideas entre ingenieros de todo el país resultando finalmente elegida la propuesta de Harald Stenersen que incluía dos notables mejoras sobre el resto de proyectos. La primera de ellas era que la cámara sería frigorífica, lo que aseguraría la óptima conservación de los manuscritos a la vez que permitiría al profesor dejar allí su almuerzo en perfectas condiciones y a salvo de cualquier clase de descomposición. La segunda mejora consistió en que su exterior estaría recubierto por esculturas de hierro labrado debidas a la mano del entonces popular escultor August Eidsvold.

Por lo demás, la cámara consistía en una habitación hermética rodeada por todas partes de planchas de acero ruso de quince centímetros de espesor perfectamente soldadas entre sí. El mecanismo de apertura de la puerta era dual y requería del concurso de una llave de la que sólo el profesor conservaba una copia y de una combinación numérica que él mismo guardaba con celoso secreto.

En 1883, poco después de su inauguración, los responsables de cultura del país declararon la Cámara de Henning-Olsen ‘Monumento Histórico-Artístico’ lo que implicaba una serie de medidas de especial protección que se convertirán en indeseada causa de lo que ocurriría poco después. En efecto, un cuatro de diciembre de 1887 Jesper Henning-Olsen penetró en la cámara que lleva su nombre quedando atrapado en su interior. Su ayudante, Trygve Myhre, declararía poco después que el cierre de la puerta de la cámara se produjo de forma accidental. Nunca pudo demostrarse lo contrario aunque muchos son los que sospechan que se debió más bien a un acto de voluntad, sin que exista acuerdo sobre si se trató de la voluntad de Myhre o de la del propio profesor.

Allí quedó Henning-Olsen encerrado para siempre. Las estrictas leyes de conservación del patrimonio histórico-artístico impidieron e impiden cualquier operación de rescate que necesariamente implicaría el deterioro de la obra. Por el campus de la Universidad de Oslo circula la leyenda de que Henning-Olsen, gracias a las propiedades refrigerantes de la cámara, continúa vivo en su interior analizando con denuedo las miríadas de papeles y legajos escritos en oscuras lenguas que, esta vez sí, cuentan con la garantía de que jamás serán habladas por nadie. A pesar de que la más estricta racionalidad científica impide conceder crédito alguno a este rumor, nadie hasta ahora se ha atrevido a desconectar la cámara del sistema que mantiene su interior a una temperatura constante de diez grados bajo cero.

Bibliografía Esencial


Blogger Aquende dijo...

¡No tengo palabras!

Mi opinión debería dártela en una lengua no viva pero la estropearía.  


Blogger kundabuffer dijo...

Ficcientos me tiene nervioso. Me pregunto si la dedicación que un sitio así exige hará que Eduardo descuide Salidas de Emergencia. Al parecer no. Entonces, me vuelvo a preguntar: ¿cuántos Eduardos son? Es que no puede ser.

Ah, felicitación por la inauguración de Bestiario. Tiembla Wikipedia...  


Anonymous Eduardo dijo...

Ya bajará el ritmo de publicación. Pasa siempre.  


Blogger Wallenstein77 dijo...

Hola a todos lectores:
Una pregunta Eduardo ¿La historia de este hombre, es "mentira" no? Porque tendrian que haber levantado el cadaver, etc. La "biografia" esta muy bien y es graciosa aunque para qué se va a estudiar una cosa que no existe. No tiene sentido. Es como si los historiadores se ponen a investigar cosas que no han ocurrido, lo cual demuestra que la biografia ha sido "maquillada" por maese Eduardo.
Saludos.  


Blogger juanba dijo...

Jesper Henning-Olsen, todo un visionario en su momento. Y, claro que sí, yo creo que sigue vivo o en un estado de profunda hibernación al menos. Quien dice que en una de esas, el día que descongelen a Walt Disney, en Oslo sigan el ejemplo y saquen del freezer al pobre Jesper.

Te agradezco Eduardo tan profunda investigación ya que por fin me entero de uno de los usos de ‘cazar lluvia guante’, cosa que me tenía desvelado desde hace un par de días atrás.

Salutes  


Anonymous Eduardo dijo...

Parece mentira, Wally que seas tú el que digas eso. ¿Y los historiadores de la New Economic History? ¿No estudiaban cosas que no han ocurrido?
A los demás, gracias sinceras de mi parte y de los herederos de Henning-Olsen, que ya se han puesto en contacto conmigo para agradecer que rescate a su antepasado del injusto olvido.  


Blogger Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
La NEH lo que hace es estudiar con elementos cuantificables la Historia y plantear hipotesis de que hubiera pasado ... pero en base a sucesos que si ocurrieron. Por ejemplo se estudio el impacto de los ferrocarriles y su relacion con la Guerra Civil Americana o la importancia del esclavismo en el sur y cosas por el estilo. Precisamente la NEH es un ejemplo de buena historia cuantificable porque tienen una metodologia adecuada para lo que ellos quieren. Es decir, no "cuantifican por cuantificar" para asi tener muchas tablas de datos y justificar el caracter cientifico de la Historia.
No es una corriente historiografica que me interese especialmente por otra parte.

Saludos.  


Anonymous Eduardo dijo...

Esteb no es el sito para discutir estas cosas, Wally. Hara una única excepción:
a) La NEH no es un ejemplo de 'buena historia cuantificable', es un ejemplo de que los límites de la estupidez humana no existen.
b) Considerar la construcción de líneas ferroviarias en un modelo econométrico como variable es 'Estudiar lo que no pasó'. Los hechos pasados no son variables
c) Dejemos esto como foro literario, lo demás, a las 'Salidas'.  


Blogger Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Por mi de acuerdo. Una pregunta literaria ¿Este hombre existio de verdad o es una de esas mentiras literarias que tan en falta echabas en el articulo anterior?
Saludos.  


Anonymous Eduardo dijo...

Pero, ¿qué mejor prueba quieres de la existencia de Henning-Olsen que el haber incluido su fotografía?  


Blogger Wallenstein77 dijo...

Eduardo siempre se ha dicho que el sentido mas facil de engañar es la vista, aunque admito como posible, que este señor siga encerrado en su caja fuerte, bien conservado y ampliando sus conocimientos de pseudolenguas.
Saludos.  


Anonymous Eduardo dijo...

Está bien, admito que la foto podría ser falsa (que no lo es), pero convendrás en que la historia está bien documentada. Si tienes alguna duda, consulta la bibliografía.  


Anonymous Eduardo dijo...

Hay mucha información aquí.  


Blogger Wallenstein77 dijo...

Eduardo admito que la historia esta documentada. Ademas incluso admito que se dedicase a estudiar lenguas nunca habladas, pero donde me chirria la historia y creo que es "inventada" es en lo de la caja de caudales, salvo que las Hermanas Vane esten por aqui implicadas.
Saludos.  


Anonymous Eduardo dijo...

Frío, frío (y nunca mejor dicho). Aquí no hay hermanas Vane.  


Blogger Wallenstein77 dijo...

La culpa como siempre del mayordomo o como en este caso del ayudante.
Saludos.  


Anonymous Eduardo dijo...

Quizá algún día cuente aquí la biografía del ayudante, que tiene su miga.  


Blogger ana dijo...

Vaya, Eduardo, después de leer la amena historia de Jesper Henning-Olsen
me han entrado ganas de estudiar Lingüística comparada, Filosofía del Lenguaje y todas esas disciplinas tan arduas. Claro que no es lo mismo que nos lo cuentes tú que leerlo en un manual.
Estaré atenta al Bestiario, si nos descubres a personajes tan interesantes como Jesper vamos a aprender muchísimo.  


Blogger José Joaquín dijo...

Esto estuvo buen don Allende. Es justo y necesario que se reconozca la labor de la gente que ha aportado grandes cosas a la humanidad.  


Anonymous Eduardo dijo...

Se admiten donaciones para erigirle un monumento.  


Blogger juanba dijo...

¿Cuál es el número de cuenta para las donaciones?

Salutes

p.d.: ¿Pueden ser alimentos no perecederos?  


Anonymous Eduardo dijo...

Sí Juanba, pueden ser alimentos no perecederos, pero se agradecen más los perecederos, en particular el jamón de bellota.  


Publicar un comentario

© 2005, Eduardo Allende - Alojado en Blogger con plantilla adaptada de Blogger Templates