<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d13210035\x26blogName\x3dFiccientos\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ficcientos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ficcientos.blogspot.com/\x26vt\x3d-145869207320689423', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Ficcientos

Ficciones a cientos. Osadía literaria y ficcionario particular de Eduardo Allende. 

martes, julio 05, 2005

Recetario - Imaginación y mentira

Con el tiempo descubrí, no obstante, que uno no puede inventar o imaginar lo que le da la gana, porque corre el riesgo de decir mentiras, y las mentiras son más graves en la literatura que en la vida real. Dentro de la mayor arbitrariedad aparente, hay leyes. Uno puede quitarse la hoja de parra racionalista, a condición de no caer en el caos, en el irracionalismo total.
(Gabriel García Márquez, 1982)


Blogger Aquende dijo...

Cuenta Facundo Cabral "Lo Cortez no quita lo Cabral" que cuando habló con la madre de García Márquez sobre lo que escribía su hijo, ella le contesto: "Yo no se si escribe bien o mal, yo lo único que se es que el Gabo tiene muy buena memoria porque todo eso que cuenta lo escuchó antes."  


Anonymous Eduardo dijo...

Cosa que García Márquez nunca ha negado. Siempre ha dicho que usaba el 'método de su abuela', que consistía en contar las cosas más atroces de forma imperturbable, lo que las hacía ganar en verosimilitud.  


Blogger Borgeano dijo...

Bueno, eso de que uno no puede inventar lo que le da la gana, no se. Fijense en El Almuerzo Desnudo de Burroughs, por ejemplo.

Con respecto a lo de Garcia Marquez, alguna vez dijo: "Si los europeos que se quejan del realismo magico visitaran sudamerica se darian cuenta de que el realismo magico, alli, es realismo a secas". (Lo transcribo de memoriaq, puedo errar en algun termino, pero la idea es casi textual).  


Anonymous Eduardo dijo...

Yo creo, Borgeano, que hasta en lo más 'aparentemente' alocado, hay reglas. No veo otra posibilidad de pactar con el lector.  


Blogger ana dijo...

Alabado sea el Señor!!! Qué gracia tiene mi Eduardo, de verdad...  


Blogger juanba dijo...

Genial lo de Marquez.

Bueno, no nos olvidemos que en el Almuerzo Desnudo además de haber imaginación había un gran menú de drogas jajaja...

Salutes gente!  


Publicar un comentario

© 2005, Eduardo Allende - Alojado en Blogger con plantilla adaptada de Blogger Templates